El Passeig de Gràcia, en Barcelona

El Passeig de Gràcia está considerado como una de las rutas más exclusivas de Europa. Conectando la Plaza Cataluña y el distrito de Gracia, es una de las principales arterias de Barcelona, comparable quizás a los Champs-Elisées de París, o la 5ª Avenida de Nueva York.

El Passeig de Gràcia es bastante corto, midiendo sólo 1,5 kilómetros. Se puede caminar fácilmente y cuenta con una gran variedad de tiendas interesantes, maravillas arquitectónicas, restaurantes famosos y hoteles de lujo. En este articulo te contaremos su historia y te mostraremos las cosas que puedes ver y hacer en este lugar.

Historia

Antes de convertirse en un distrito de Barcelona en 1897, Gràcia era un pueblo de los suburbios. El Passeig de Gràcia, conocido en ese momento como la calle de Jesús, conectaba Gràcia con la entrada de la entonces fortificada Barcelona.

La estructura actual de la ciudad se debe al arquitecto Cerdà, que llevó a la extensión de Barcelona según el «Plan Cerdà». Fue este arquitecto quien dio a la ciudad la estructura que conocemos hoy, con la famosa avenida del Eixample, que más tarde atraería a la burguesía de la época y se convirtió en la zona que alberga las obras de Antoni Gaudí y Josep Puig Cadafalch.

El distrito de Gracia fue fundado en el siglo XVII por la orden de los carmelitas y durante más de dos siglos fue un pueblo separado de Barcelona. Sin embargo, el pueblo se convirtió en parte del conjunto cuando se construyó el vasto distrito del Eixample, salvando la brecha entre él y el casco antiguo.

Debido a su larga historia, Gracia tiene más en común con los distritos medievales de El Gótico, Borne y Raval que con el Eixample financiado por la revolución industrial, y sus estrechas calles y plazas, donde pareciera que el tiempo no transcurre, son sin duda lo que le dan al barrio mucho de su carisma.

La herencia cultural del Passeig de Gràcia

Fachada de La Pedrera. Vista desde el Passeig de Gracia
Fachada de la Pedrera, uno de los edificios emblemáticos que se encuentran por esta calle.

El Passeig de Gràcia tiene un increíble patrimonio cultural. Dos de los edificios de Antoni Gaudí se encuentran en el Passeig de Gràcia; estos son Casa Batlló y la Pedrera. Terminados a principios del siglo XX, estos dos edificios son los símbolos de esta calle. Son sin duda un maravilloso ejemplo de arquitectura, también ofrecen una vista de la élite de Barcelona de principios del siglo XX, ya que ambos fueron encargados por particulares. Pero, aunque la arquitectura es parte de los motivos que atraen a millones de turistas a Barcelona cada año, el Passeig de Gràcia también tiene mucho más que ofrecer.

Puedes conocer más acerca de la herencia culturan de Antoni Gaudí en este enlace.

El Passeig de Gràcia es un lugar de tiendas y restaurantes

Si buscas experiencias culinarias aquí encontrarás una amplia selección y si quieres ir de compras, encontrarás todo tipo de boutiques, las que se te ocurran. En este paseo, las mejores casas de moda están aquí para ti. Hay más de 160 tiendas, muchas de ellas españolas, lo cual es un gran valor si se busca algo típico.

La zona peatonal del Passeig de Gracia
Passeig de Gracia –

Comparado con La Rambla, el Passeig de Gracia es más moderno, noble y elegante. La calle principal es uno de los puntos más destacados de “Barcelona Shopping Line” con sus grandes tiendas de las primeras marcas y los importantes edificios de estilo juvenil. En el siglo XIX, la calle era una zona prestigiosa para ricos hombres de negocios que buscaban un espacio residencial y comercial costoso. En la actualidad, sin embargo, estos han cedido en gran medida a las tiendas de moda y joyería, o a los hoteles y restaurantes elegantes.

La calle es interesante y recomendable por la noche también debido a la numerosa oferta de restaurantes y bares. El arte de Gaudí, dibujado en el pavimento empedrado y las viejas farolas dan a la calle comercial de Barcelona un brillo especial.

Para muchos catalanes y extranjeros, Gracia se ha convertido en el distrito elegido por aquellos que quieren disfrutar de los encantos de Barcelona, pero sin los turistas y la masificación que a menudo aflige a La Rambla y el Barrio Gótico. Y mientras que el multiculturalismo, la inmigración y el turismo hacen que el inglés y el español sean la lengua franca del centro de BCN, en este distrito más remoto encontrarás que muchos bares y cafés tienen menús sólo en catalán.

¿Qué hay que ver en el Passeig de Gracia?

  • La principal atracción es el Parque Güell, en las afueras del distrito. Los famosos jardines de Antoni Gaudí son una de las principales atracciones de Barcelona, así que naturalmente podrás ver, o incluso ser parte de una larga procesión de turistas que se dirigen hacia allí.
  • La zona del Passeig de Gràcia cobró aún más notoriedad por aparecer en películas como «Vicky Cristina Barcelona» (Woody Allen, 2008), «El reportero» (Michelangelo Antonioni, 1975), «Una casa de locos» (Cédric Klapisch, 2002) y otras tantas más; pero afortunadamente, para los que prefieren lugares más tranquilos, la mayoría no se aventurará en el corazón del distrito, donde los lugares turísticos certificados son pocos y distantes entre sí, pero hay mucha diversión al pasear y hay muchas plazuelas estupendas y bonitos cafés donde puedes parar para tomar una copa y simplemente disfrutar de la vida.
  • La Plaza del Sol se considera normalmente la plaza central, y mientras que una gran cantidad de bares y restaurantes, e incluso algún que otro club nocturno, circunnavegan sus límites, el interior actúa como un centro social para una adorable mezcla de todo tipo de gentes, paseadores de perros, niños, y trotamundos.
  • Por la noche, Gracia se convierte en un verdadero centro de la vida nocturna de Barcelona, sobre todo a la bulliciosa energía de sus bares. En general, los locales de Gracia se dedican a comer, beber y socializar, y mientras que hay algunos lugares selectos para bailar, el distrito mantiene su tradición y su identidad incluso para hacer fiestas.
El Passeig de Gracia visto desde Plaça Catalunya
Passeig de Gracia – Vista del paseo desde Plaza Catalunya

Alojamiento en el Passeig de Gràcia

A medida que el distrito se ha puesto de moda y se ha hecho más conocido, ha habido una creciente demanda de alojamiento en esta parte de la ciudad por parte de los viajeros más entendidos: por eso ahora puedes encontrar una gran gama de hoteles, hostales y apartamentos disponibles si estás decidido a quedarte aquí. Consulta siempre antes a tu agente o a tu proveedor habitual, y podrás encontrar muchas opciones con muy buenas ofertas de precios y calidad.

Conclusión

Este hermoso distrito de la ciudad de Barcelona merece la pena de ser conocido y visitado una y más veces. ¡No dejes pasar la oportunidad!

Puedes conocer otros sitios de Barcelona en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *