Casa Milá o “La Pedrera” en Barcelona

La “Pedrera” se encuentra al final de la calle donde se encuentra la Casa Batlló, también conocida como Casa Milá. Esta es una de las últimas obras de Gaudí y también una de las principales atracciones de la ciudad de Barcelona.

Es similar al estilo de la Casa Batlló, repleto de líneas suaves y curvas, denostando un marcado estilo modernista y con mucha audacia, pero en su día fue duramente criticada e incluso ridiculizada. Es en sí, una maravillosa obra de arte, tanto en su exterior como en su interior, donde se albergan otras obras del artista Gaudí. A continuación te mostraremos los secretos y la historia de la Casa Milá o La Pedrera.

Características técnicas de la Casa Milá (La Pedrera)

  • Construida para Pere Milá i Camps y Roser Segimon
  • Arquitecto: Antoni Plàcid Guillem Gaudí i Cornet
  • Colaborador principal: Josep María Jujol
  • Materiales: Piedra, ladrillo, cerámica y hierro forjado
  • Superficie: 1323 m² por planta sin contar con los patios
  • Tipo de edificación: Residencial
  • Localización: L’Eixample, Paseo de Gracia, Barcelona
  • Estilo arquitectónico: Modernismo Catalán (Art Nouveau)

Historia de La Casa Milá (LaPedrera)

Orígenes e inspiración de la Casa Milá (La Pedrera)

El importante empresario Pere Milá i Camps y su mujer Roser Segimon, después de conocer la Casa Batlló, inmediatamente quedaron impresionados con el trabajo que había realizado Antoni Gaudí y entusiasmados, no dudaron en encargarle una nueva residencia privada en el prestigioso Paseo de Gracia. En el terreno donde se construyó, originalmente existía un edificio plurifamiliar que Gaudí demolió para iniciar la construcción, que se inició en 1906. Gaudí se inspiró principalmente en la naturaleza, en el estilo gótico y en su propia impronta, lo que hizo que esta edificación se convirtiera en una de las obras más representativas de este estilo.

La pedrera fue un edificio polémico incluso antes de su inicio

Fachada de la Casa Mila (La Pedrera) en construcción.
Detalle de la fachada de la casa Mila en obras, entre 1906 y 1910

El edificio, fue polémico desde un principio, ya que no se parecía a ningún prototipo de edificación antes conocido sobre todo por la ausencia de líneas y formas rectas de la fachada, pero finalmente obtuvo los permisos del Ayuntamiento de Barcelona. Uno de los inconvenientes principales era que su altura excedía a la normativa existente, pero fue aprobado por considerar que el edificio era bien de interés cultural.

El pensamiento de Gaudí para la Pedrera

La idea de Gaudí era concebir a la Casa Milá como una curva en constante movimiento, sustentada en la preciosa fachada de piedra con formas ondulantes a la que incorporó múltiples soluciones mediante la geometría reglada. También, y como sello indiscutible de su arquitectura inspirada en la naturaleza, introdujo elementos de carácter naturalista en todo el edificio; techos, barandillas, puertas, etc.

La arquitectura según Gaudí

“La arquitectura no es estabilidad. La una es parte de la otra, no el todo. Un puente de hierro es mecánico, pero no es bello. La arquitectura es arte, la mecánica es el esqueleto, pero le falta la carne que da armonía, o sea, la forma que envuelve, y una vez obtenida, la armonía tendrá arte; …desaparecerán los ángulos y la materia se manifestará en la plenitud de su redondez astral: el sol entrará por los cuatro costados y será como una imagen del paraíso terrenal…y así, mi edificio será más luminoso que la misma luz”

Arquitectura de La Casa Milá (La Pedrera)

Fachada

Fachada de la Casa Mila (la Pedrera) en la actualidad.
Imagen de la fachada principal de la casa Mila o La Pedrera

La Casa Milá tiene tres fachadas principales, de piedra gris y con una forma sinuosa y ondulada que representan o se asemejan a una roca moldeada por las olas del mar. En esta obra se observa un dinamismo a tal punto que pareciera que la fachada está en constante movimiento y también añade un juego de luces y sombras a la estructura, en función al momento del día en que se la está observando.

El material principal con la que fue construida son dos tipos de piedra recogidos de canteras aledañas a la comarca, y que acentuaron no solo su típico color blanco grisáceo sino también el otrora detractor apodo a la casa.

En esta fachada hay aproximadamente 150 ventanas, de distintos tamaños y formas, siendo las de las plantas inferiores más grandes que las de las plantas superiores.

Interior

Desde el interior de esta gran obra civil del Gaudí se puede ver el resumen de toda la inspiración de este artista. Sus techos son sin duda extraordinarios; se puede observar también por un lado el mar y por otro lado las pinturas que son como un auténtico jardín lleno de flores que parecen estallar con todo el color.

Sus columnas se asemejan a unos árboles que se alzan para aguantar a toda la casa. La casa no tiene muros de carga ni paredes maestras y se aguanta con 74 columnas de carga. El hierro forjado, otra gran característica, se asemejan a los tentáculos de un pulpo o a unas algas que crecen dentro de un mar de piedra, que es realmente lo que representa toda la casa.

Absolutamente todo carece de líneas rectas, predominan las ondulaciones y las formas naturales.

La terraza

Detalle del tejado de la casa Milá (La Pedrera), y el patio interior visto desde arriba.
Vista de la casa Milá o la Pedrera desde el tejado.

Una de las partes más peculiares de esta casa es su terraza, donde las torres de ventilación y chimeneas que se disfrazan de sorprendentes esculturas, con fantásticas formas que incluso rayan con la locura y los límites de la imaginación. Muchos visitantes encuentran en estas chimeneas interpretados personajes con rasgos y facciones particulares, como miradas penetrantes, sonrisas y demás. La terraza además cuenta con una de las mejores vistas de la ciudad de Barcelona.

Conclusión

Gaudí diseñaba hasta el más mínimo detalle, y pueden verse plasmados su impronta y su personalidad en pequeños elementos de la casa, tales como tiradores, mosaicos, barandillas y otros. Te invitamos a que conozcas esta gran obra, y si ya la conoces, te esperamos nuevamente para que puedas indagar más sobre su belleza, su encanto y la magia de su creador.

Puedes conocer más edificios emblemáticos para visitar en Barcelona aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *